BLOG NOTICIAS DE MAGIA El Señor Pérez Ventrilocuo del año 2014 | Dramagia Noticias

Dramagia Espectáculos

para eventos públicos, privados y corporativos

El Señor Pérez Ventrilocuo del año 2014

Señor Pérez, El Mejor ventrilocuo
La voz de premio del “Señor Pérez”,El correo. Daniel González.Vitoria.Un artista alaves obtiene el título “Ventrilocuo del año” de habla hispana a nivel mundial tras más de una decada dedicada al oficio.

Aunque nació en París el 26 de Febrero de 1970, Vitoria se convirtió en el hogar de Tony Pérez desde los cuatro años.
El traslado de sus padres a la ciudad le permitió hacer sus primeros trucos de magia frente a sus amigos y compañeros del instituto Ramiro de Maeztu y Diocesanas. “Ya hacía cositas desde pequeño, algún truco de magia y juegos de manos con los amigos” recuerda. Por eso cada vez que regresa a la capital alavesa con un espectáculo vive un momento especial. “te gusta porque estás en casa. Pero lo bueno de actuar poco aquí es que lo coges con ganas” señala.
Tony Pérez sella sus labios en medio del show, el público sabe que está a punto de presenciar ese momento mágico que regala la ventriloquia. en ese instante, su muñeco cobra vida y comienza el pequeño desafío para este artista victoriano. Y es que aunque para él sean parte de la familia, eso no impide que sus pequeños salgan de la maleta con ganas de guerra. Sus diálogos y las réplicas de Pérez saben hacer brotar las carcajadas de pequeños y mayores, pero también han conquistado a los compañeros del oficio, que no han dudado en elegir al “Señor Pérez” como flamante “ventrílocuo del año” de habla hispana.
“El premio lo entrega el círculo de ventrílocuos argentinos, el más prestigioso de habla hispana. Ellos se fijaron también en Anderson Restrepo y en mi amigo Edmundo Miller, que viene de un a generación de artistas. Estar nominado con ellos fue emocionante”, explica con orgullo antes de dedicar el galardón a su familia, amigos, colaboradores y muñecos.
La distinción supone para este profesional el mayor reconocimiento a doce años perfeccionando la técnica que más le apasiona. Porque Pérez comenzó junto a un compañero con un teatro de marionetas- las “magionetas”- encargadas de narrar cuentos. “Llegó un momento en el que quería hacer más, y empecé a jugar a contar cuentos con la boca cerrada. eran mis pequeños experimentos”, recuerda. A ello se sumó que en un viaje a Inglaterra se topó con un muñeco de ventriloquía.

PARA NIÑOS Y ADULTOS

“Me llamó mucho la atención y lo compré. Pero acabó guardado en casa mientras seguía con el show de magia e ilusionismo, hasta que lo encontré un día cuando ordenaba y empezados a hablar los dos. Empezamos a reinos, y de ahí saque´un espectáculo”, agrega. Fue el comienzo de la aventura, “Ese muñeco me llevó a otros, a investigar sobre el oficio…” explica con orgullo. Aunque no fue fácil, “Supuso mucho trabajo, con muchas horas aprendiendo a mantener la respiración, saber cía´ndo retener y cuando impulsar aire. Pero sobre todo, a tener la cabeza bien concentrada”
Porque el reto es complejo. “Tienes que crear la ilusión de que hablas con ellos. Pero es algo científico: si haces bien la técnica, la vista no se fija en los labios del ventrílocuo, sino en el conjunto”, apunta Pérez. Y si, cómo hace él. se busca la perfección, “ el actor debe dar vida al muñeco moviéndole sólo la cabeza y los labios. Porque hay muñecos que mueven los ojos de un lado a otro, y las cejas y las orejas”.
Esa filosofía quía sus espectáculos. Y aunque en ellos salen cinco muñecos, él cuetodia más de diez figuras diferentes dispuestas a convertirse en personajes sorprendentes. Todos ellos se adapta a unos”sketch” que valen tanto para niños como para adultos. “Parece una cosa infantil, pero cuando se ve que es algo artístico, que lleva un técnica y un trabajo todos disfrutan”.
Por eso, el prepara sus textos y los reforma antes de cada show si hace falta. “También se valora mucho que tengas tus propios guiones y chistes y no utilices los de otros. procuro que en ellos no haya palabras malsonantes e hirientes, notrabajo con el taco, bufo hacer humor blanco e inteligente”, agrega.